Campiña Digital

www.andujardigital.es

La Junta anima a las empresas de Jaén a concurrir a las nuevas ayudas de IDEA y consolidar un sector industrial fuerte y competitivo.

Posted by Redacción Andújar en 20 julio 2017


Ana Cobo y Lucía Aguilar explican estas ayudas para la industria.

Las empresas de la provincia de Jaén ya pueden solicitar las nuevas ayudas de la Junta de Andalucía al desarrollo industrial y a la I+D+i empresarial. Así lo ha destacado hoy la delegada del Gobierno, Ana Cobo, que anima al tejido productivo jiennense a concurrir a estos incentivos, a que aprovechen la oportunidad que suponen para consolidar un sector industrial fuerte y competitivo. La delegada ha presentado esta convocatoria, junto con la gerente provincial de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) –entidad que gestiona estos dos programas–, Lucía Aguilar, que cuenta con un presupuesto global de 229 millones de euros hasta 2020 para Andalucía.

Cobo Carmona ha subrayado que la suma de esfuerzos “la implicación y colaboración de las empresas es fundamental para que estas ayudas alcancen el reto de incrementar la actividad industrial en la provincia e impulsar el conocimiento”. Según la delegada, La Junta apuesta por “situar a la industria en un lugar preferente, que se traduzca en más y mejores empresas, en más y mejores empleos”. La delegada ha insistido: “Jaén es una provincia de oportunidades, de mucho talento, y con esta nueva convocatoria de IDEA queremos afianzar nuestras muchas fortalezas”. Para la delegada, “estamos viviendo un momento único, un momento de cambio en el que la tecnología tiene que implantarse en todas las actividades, desde la más pequeña a la más grande, llegar a cada pueblo y a cada sector”. “Disponemos de los recursos, la Universidad de Jaén está formando en carreras técnicas, que tienen una altísima inserción laboral, a personal altamente cualificado, que es el que demandan las empresas”, ha insistido Cobo, para recalcar que “necesitamos un proyecto sólido a largo plazo, que no olvide a las personas, que anteponga a las personas, que logre un crecimiento sostenible”.

La delegada del Gobierno ha apuntado que estos nuevos incentivos, cuyo plazo de solicitud entró en vigor el pasado lunes, 17 de julio, cuentan con importantes novedades, como la ampliación de los tipos de beneficiarios, ya que además de pymes y autónomos, también se contempla a asociaciones de empresas y a grandes empresas. En concreto, las ayudas a grandes empresas, “de gran importancia para que se afiancen en la provincia”, se ofertarán con fondos propios de la Junta de Andalucía en una convocatoria específica. También se han simplificado los requisitos y la gestión, se ha ampliado la tipología de proyectos (incluyendo proyectos de spinoff industriales –empresas de base tecnológica surgidas de grupos de investigación–, servicios avanzados y de transformación digital) y se han primado aspectos como la igualdad de género.

En las ayudas dirigidas a promover la I+D+i, la principal novedad es la concurrencia competitiva, de tal forma que los incentivos se concederán a los proyectos que mejor se adapten a unos objetivos marcados en diferentes convocatorias específicas.

Por su parte, Lucía Aguilar ha descrito estas ayudas. Concretamente, los dos programas son: Incentivos para El desarrollo industrial, la mejora de la competitividad, la transformación digital y la creación de empleo 2017-2020, dotados con 145 millones de euros; y subvenciones destinadas a la promoción de la investigación industrial, el desarrollo experimental y la innovación empresarial (I+D+i), con un montante de 84 millones.

El primer programa tiene el objetivo de favorecer el fortalecimiento de la industria, la creación y el crecimiento de empresas generadoras de empleo y el impulso de la innovación productiva en los ámbitos de la especialización inteligente y la incorporación de servicios avanzados para la gestión empresarial, la dinamización empresarial y la cooperación, y presenta importantes novedades.

Cuanta con 5 líneas de acción. La primera, “creación de actividad económica”, da cobertura a proyectos que supongan una nueva actividad de emprendedores (sociedades en constitución o de menos de dos años de trayectoria, con inversiones mínimas exigibles de 10.000 euros), pequeñas empresas (antigüedad de hasta 5 años y al menos 30.000 euros de presupuesto), medianas empresas con nuevo establecimiento (para iniciativas de más de 50.000 euros) y grandes empresas industriales con nuevo establecimiento, a las que se exigen inversiones mínimas de un millón de euros y la creación de más de 5 empleos indefinidos. Mientras la segunda línea, denominada “mejora de la competitividad de empresas”, incluye los proyectos de inversión para la mejora de la competitividad en pymes y en grandes empresas industriales. Respalda principalmente la dotación de bienes de equipo con un gasto inicial superior a 30.000 euros. En el caso de las grandes empresas, esta cifra se eleva también al millón de euros y se exige la creación de al menos 5 empleos indefinidos.

Hay una tercera línea específica para “proyectos altamente generadores de empleo”, que deberán generar al menos un empleo indefinido por cada 20.000 euros de inversión inicial, con un mínimo de 40.000 euros. A partir de los primeros 100.000 euros de inversión inicial, el proyecto tendrá que generar al menos un empleo indefinido por cada 100.000 euros adicionales.

Y se incluyen otras 2 líneas muy novedosas: la cuarta, para apoyar proyectos de incorporación de servicios avanzados, que incluye ámbitos como gestión empresarial, diagnósticos, planes estratégicos, diseño, certificación, calidad, medio ambiente o prevención de riesgos laborales (se incentivan proyectos con un mínimo de 6.000 euros de presupuesto en el caso de empresas y de 10.000 para los de asociaciones o fundaciones empresariales); y la quinta para fomentar la transformación digital de las pymes, con la que se apoyarán iniciativas para mejorar su productividad y competitividad con la incorporación de las TIC. Cubrirán hasta el 50% del coste, con un tope de 75.000 euros.

En este programa, el porcentaje de subvención puede superar el 70%, dependiendo del tamaño de la empresa y del régimen de ayudas aplicable en cada caso, partiendo de porcentajes mínimos de inversión que van desde el 15%, para determinados proyectos de las grandes industrias, hasta el 50% en los proyectos de transformación digital de las pymes. Estos porcentajes se pueden incrementar si, además, se cumple algunas características adicionales, como la generación neta de empleo indefinido; que se trate de un proyecto innovador; que contribuyan al desarrollo de la Estrategia de Innovación de Andalucía 2020 (RIS3 Andalucía); que pertenezcan a sectores de alta y media-alta tecnología; que sean proyectos de economía social; que sean proyectos de colectivos prioritarios (menores de 35 años y/o mujeres y/o parados de más de 45 años, que lleven más de 2 años sin trabajar y/o egresados o doctores retornados del extranjero cuya estancia formativa y/o laboral en el extranjero haya sido superior a 6 meses continuados); se ubiquen en espacios de innovación, o que se trate de spinoff industriales o tecnológicas.

Ayudas a la I+D+i.

El segundo programa, destinado a la investigación industrial, el desarrollo experimental y la innovación empresarial, tiene como objetivo promover la investigación, el desarrollo y la innovación empresarial. Además de la concurrencia competitiva, las novedades más destacadas de esta nueva orden son la simplificación de los criterios de valoración de los proyectos y de los procesos de justificación de las inversiones; la incorporación de nuevas tipologías de proyectos; el pago de las ayudas por hitos; la optimización de los regímenes de ayudas para poder conceder incentivos de hasta el 75% de la inversión subvencionable; y el desarrollo de nuevas fórmulas que permitan la complementariedad con otras fuentes de financiación públicas. También se incluyen por vez primera entre los destinatarios a agrupaciones empresariales con la participación de universidades, centros tecnológicos y otras entidades dedicadas a la investigación.

Este programa tiene 3 líneas diferentes: Apoyo a la I+D+i Empresarial (introduce una nueva tipología de proyectos incentivables vinculados a la innovación en procesos y organización); Fomento de la I+D+i Internacional (apoyo económico y asistencia técnica a las empresas que presentan proyectos a convocatorias de ámbito internacional), y Liderazgo en Innovación Abierta, Estratégica y Singular (para iniciativas conjuntas promovidas por agrupaciones y asociaciones de empresas, así como a otras en colaboración con centros públicos y privados de investigación que pueden ejercer un efecto tractor sobre el resto del tejido productivo).

Desde este pasado lunes se pueden solicitar los incentivos empresariales para el desarrollo industrial, la mejora de la competitividad, la transformación digital y la creación de empleo 2017-2020, con la excepción de las destinadas a las grandes empresas, cuya convocatoria está sujeta a la dotación de recursos propios de la Junta de Andalucía. También se pueden solicitar ya las ayudas para la promoción de la investigación industrial, el desarrollo experimental y la innovación empresarial en Andalucía, excepto las destinada a los proyectos colaborativos, previstas para el último el último trimestre de este año, y las de los proyectos de innovación en procesos u organización y a proyectos singulares y estratégicos, que se publicarán en el primer semestre de 2018.

La anterior orden de ayudas de IDEA, vigente en 2015 y 2016, ha impulsado en la provincia de Jaén la puesta en marcha de 40 nuevos proyectos empresariales, a los que la Junta ha incentivado con más de 6 millones de euros, que han supuesto una inversión privada de 24,7 millones de euros.

Sorry, the comment form is closed at this time.