Inicio Andújar Los Hospitales de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir logran los distintivos de «Centros contra el Dolor» perioperatorio y de urgencias.

Los Hospitales de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir logran los distintivos de «Centros contra el Dolor» perioperatorio y de urgencias.

0

Acreditaciones dolor ASAGSeis hospitales de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, repartidos entre las provincias de Córdoba y Jaén, logran los distintivos de ‘Centros Contra en el Dolor’ en dos modalidades: ‘Urgencias y Emergencias’ y ‘dolor Perioperatorio’. La certificación, emitida por el Observatorio para la Seguridad del Paciente, integrado en la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, analiza las buenas prácticas puestas en marcha en los hospitales en la atención y abordaje del paciente con dolor. La entrega de distintivos, que ha tenido lugar este viernes en el Hospital Reina Sofía, ha estado presidida con el consejero de Salud Aquilino Alonso y ha distinguido el trabajo en materia de mejora de la atención y tratamiento del dolor de unos 60 servicios sanitarios andaluces (entre Unidades de Gestión Clínica, Áreas de Gestión Integrada, hospitales, etc.).

Concretamente, en Jaén, el Hospital de Alta Resolución Sierra de Segura ha logrado el distintivo en la modalidad de Urgencias, mientras que el comarcal Alto Guadalquivir de Andújar y el centro de Alta Resolución de Alcaudete lo han hecho en dolor perioperatorio. En Córdoba, el Hospital de Alta Resolución de Puente Genil ha recibido la doble distinción en dolor perioperatorio y de Urgencias, los hospitales de Montilla y Valle del Guadiato, han conseguido la certificación en dolor en Urgencias-Emergencias.

No obstante, cabe destacar que los seis hospitales han trabajado para implantar buenas prácticas en ambas modalidades de dolor, y han finalizado los proyectos para obtener la certificación quedando, algunos de ellos, tan solo a la espera de evaluación y notificación de resultado por parte del Observatorio para la Seguridad del Paciente.

Distintivo Centros contra el Dolor en Urgencias-Emergencias.

En material de dolor en Urgencias-Emergencias, destacan entre las principales buenas prácticas puestas en marcha el ofrecimiento de la aplicación de analgesia oral o subcutánea, desde el primer abordaje del paciente en la consulta de triaje de enfermería -encargada de la recepción, acogida y clasificación (RAC)- a aquellos personas que acuden con dolor a Urgencias; la actualización y creación de nuevos protocolos y procedimientos de actuación, para lo cual se ha constituido grupos específicos de trabajo integrado por enfermeras y médicos de Urgencias; la consideración del Dolor como la denominada ‘quinta constante’ a medir y valorar en el paciente, junto con la temperatura, tensión arterial, frecuencia cardíaca y saturación de oxígeno; así como la aplicación de la escala EVA como medidor del dolor.

María Ángeles Ramírez, supervisora de enfermería de Urgencias y UCI del Hospital de Montilla y una de las referentes de la Agencia en la certificación contra el dolor en Urgencias destaca: “este distintivo y el trabajo previo realizado en esta materia ha supuesto un cambio y una mejora evidente sobre todo en la concienciación de los propios profesionales de cara a la atención del paciente con dolor. Nos ha permitido llevar a cabo una mejor trazabilidad de dicho dolor, intensificando las explicaciones y consejos al paciente”.

Distintivos de Centros Contra el Dolor Perioperatorio.

La certificación de centros contra el dolor perioperatorio atañe al abordaje y atención del paciente antes, durante y después de la intervención quirúrgica. Así, algunas de las buenas prácticas llevadas a cabo en este sentido son, por ejemplo, la protocolización de las pautas analgésicas ligadas a cada tipo de intervención quirúrgica, o el hecho de que antes de la cirugía, en consulta previa, ya comienza a tratarse con el paciente el tema del dolor, aportándole información específica y material informativo.

Asimismo, en el postoperatorio se lleva a cabo un seguimiento personalizado del paciente donde se incorpora la continúa evaluación del dolor, adecuando la pauta analgésica en función de la intensidad del dolor percibida por el paciente. Igualmente, en el caso de la cirugía mayor ambulatoria, dentro de los protocolos se ha incorporado el motivo de dolor intenso tras la intervención quirúrgica como posible causa para dejar ingresado al paciente.

José Miguel Tapia, supervisor de enfermería de quirófano y uno de los referentes de la Agencia en el proceso de logro de los distintivos contra el dolor perioperatorio, resalta especialmente la importancia de la coordinación entre los distintos profesionales y áreas hospitalarias para llevar a cabo de forma adecuada este abordaje integral del paciente con dolor. “Dentro del quirófano, ha sido de gran utilidad y ha supuesto un cambio sustancial, incorporar una pauta analgésica concreta para cada tipo de cirugía, siguiendo criterios basados en la evidencia científica. Así por ejemplo, un paciente que se va a someter a una intervención programada de prótesis de rodilla se tipifica con una de las pautas analgésicas para dolor intenso. Dentro de éstas, se prescribe la más adecuada atendiendo a su historia clínica, antecedentes, alergias, etc. Además, se prevé, en todas las opciones de dolor, un posible rescate según la intensidad del mismo percibida por el paciente, así como una medicación específica para posibles efectos secundarios”.

Por otro lado, cabe subrayar a este respecto otro tipo de medidas como la inclusión en el Plan de Formación de los trabajadores de la Agencia de cursos y formaciones adaptadas a las distintas categorías profesionales, para un mejor abordaje del dolor. Especialmente reseñable en este campo resulta el acuerdo firmado con la Fundación Grünenthal en esta materia.

Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor.

El Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor fue puesto en marcha en la comunidad andaluza en 2009 para mejorar el abordaje de este síntoma-enfermedad en sus diferentes vertientes: prevención, detección, evaluación, seguimiento y tratamiento. Todo ello con un enfoque ético y un abordaje integral y transversal que tiene en cuenta los diferentes tipos de dolor: crónico (oncológico y no oncológico) y agudo (perioperatorio, en urgencias y asociado a procedimientos diagnósticos y terapéuticos).

Se trata de un problema de salud de alta prevalencia –una pandemia– e impacto en las personas que lo padecen, en la sociedad y en los sistemas sanitarios de todos los países desarrollados.

De ahí que la Consejería de Salud valorase como una necesidad ineludible y un compromiso ético, evitar y minimizar el sufrimiento que el dolor produce en las personas. De este modo, nació el Plan Andaluz de Atención a las personas con Dolor. Su objetivo es aglutinar todos los esfuerzos para que la respuesta percibida por las personas afectadas sea cada vez más adecuada.

Por su parte, la Plataforma SinDolor es una iniciativa puesta en marcha en octubre de 2008 por Fuinsa y la Fundación Grünenthal con el objetivo de mejorar la atención al paciente con dolor y a sus familiares.

Desde este proyecto y con iniciativas de este tipo, que instan a los centros sanitarios a obtener distintivos específicos contra el dolor, se pretende sensibilizar a las estructuras sanitarias y a la sociedad sobre la importancia que tiene el dolor para quien lo padece, coordinando acciones de formación, investigación e iniciativas de atención al paciente que mejoren la actual situación.

A %d blogueros les gusta esto: