Inicio Andalucía La limitación de la publicidad del juego online logra reducir las apuestas durante el estado de alarma.

La limitación de la publicidad del juego online logra reducir las apuestas durante el estado de alarma.

0
La limitación de la publicidad del juego online logra reducir las apuestas durante el estado de alarma.
Juego online
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. Foto: Ministerio de Consumo.

La tasa de participación en juegos de azar online se ha visto reducida en España tras la aprobación de un paquete de medidas -el pasado 31 de marzo, en Consejo de Ministros- para limitar la publicidad de este sector en radio, televisión e internet, según datos recogidos por el Ministerio de Consumo.

Durante su comparecencia celebrada en el Congreso de los Diputados, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha explicado que durante la primera etapa del estado de alarma -con la población confinada en sus domicilios- la participación en juegos de azar online aumentó notablemente, a pesar de la práctica ausencia de apuestas deportivas por la falta de competiciones.

Así, y pese al descenso de las apuestas deportivas, la participación en juegos como póker, casinos y ruletas, slots y bingo online aumentaron considerablemente.

Estos datos llevaron al Ministerio de Consumo a promover un paquete de medidas para la regulación de la publicidad del juego online durante el estado de alarma. Los indicadores tras el primer mes de la regulación de la comunicación comercial constatan que los juegos de azar online han ido disminuyendo su actividad desde la aplicación de la medida de restricción de la publicidad.
Consumo de televisión

En su intervención, Garzón ha hecho referencia también a diversos informes sobre un mayor consumo de televisión durante el confinamiento y, especialmente, entre los sectores de la población con menos recursos. En marzo, esta práctica superó su récord histórico -con una media de cinco horas diarias-y aumentó la exposición de la población a la publicidad del juego online, lo que podía aumentar el riesgo de comportamientos de juego problemático. Para el ministro, esto se agrava cuando la población – especialmente la de menor renta- pasa la mayor parte del tiempo en sus domicilios debido al confinamiento y está expuesta a la publicidad y a la oferta de juego online.

Al mismo tiempo, la sociedad se ha visto obligada a reducir drásticamente las actividades habituales que son esenciales, tanto en la prevención de la aparición del juego patológico como en el proceso de tratamiento de dicha enfermedad. En este sentido, menores de edad y jóvenes se encuentran en una situación especialmente vulnerable.

Todo ello -ha explicado Garzón- hizo necesario extremar el control de la exposición a publicidad de juego online en medios de comunicación audiovisual, radiofónica e internet.

Evitar la especulación.

Además de su análisis sobre Juego, el ministro de Consumo también ha hecho balance del trabajo realizado durante el estado de alarma en materia de protección de los consumidores, en el que destacan las medidas relacionadas con el control de precios.

Garzón ha explicado que su departamento tuvo que aprobar medidas de control de precios en el mercado de las funerarias tras detectar cómo «algunas empresas estaban aprovechando la naturaleza de su sector para subir los precios de forma desafortunada».

Otro de los mercados donde Consumo ha intervenido ha sido en el los productos de protección frente al coronavirus, tales como mascarillas quirúrgicas, guantes de nitrilo, mascarillas higiénicas, antisépticos de piel sana, geles y soluciones hidroalcohólicas. El objetivo de la medida ha sido, según Garzón, fijar un precio máximo y garantizar la información de la producción, la calidad y el cumplimiento de los estándares normativos de los precios de las mascarillas higiénicas. Se trata, según el ministro, de «un mercado saturado en el que la oferta no es suficiente ante una demanda creciente que responder a criterios sanitarios, pero también a criterios irracionales de acopio que provoca desabastecimiento».

Por ello, y ante la inflación de precios, el ministerio trabajó para «evitar la especulación». Garzón ha apuntado que se pudo «poner precio máximo a la mascarilla quirúrgica pero no a otras: esa es la explicación de por qué se puede acceder a la mascarilla quirúrgica a un precio razonable».

Al margen del control de precios, el Ministerio de Consumo permanece alerta, en coordinación con Comunidades Autónomas, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), por si en el futuro fuera necesario intervenir normativamente en caso de subida especulativa de precios de alimentos y bienes de primera necesidad. Garzón ha dicho que, hasta la fecha, no existen indicios suficientes en este sentido.

El titular de Consumo también se ha referido al paquete de medidas de protección de consumidores aprobado por el Consejo de Ministros y orientadas a evitar fraudes y abusos durante el estado de alarma. Entre ellas, ha destacado la interrupción de los plazos de devoluciones durante la vigencia de la situación de excepcionalidad, la resolución de contratos por los consumidores sin penalización y la moratoria en el pago de cuotas de préstamos y créditos no hipotecarios de consumidores vulnerables.

Coordinación con las Comunidades Autónomas y otras administraciones.

El ministro ha explicado que todas las medidas puestas en marcha por su gabinete se han realizado a través de un trabajo de puertas abiertas, horizontal, participativo y colaborativo con otras administraciones y la sociedad civil. Así, ha apuntado que se ha reforzado «la colaboración con todas las instituciones del Gobierno, las Comunidades Autónomas y las organizaciones sociales». En total, su gabinete ha mantenido 115 reuniones en este periodo. «El trabajo de las Comunidades Autónomas ha sido impecable en materia de consumo», ha valorado Garzón, que ha agradecido también el trabajo con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Por último, el ministro se ha referido a las relaciones de su equipo con las organizaciones que forman parte del Consejo de Consumidores y Usuarios, con las que ha mantenido permanente contacto a través de la Dirección General de Consumo. La finalidad de estas reuniones, ha señalado, ha sido la de informar de la manera más directa posible a las organizaciones sociales sobre los trabajos y avances que se han ido dando sobre modificaciones normativas, así como de las actuaciones a desarrollar. De la misma manera, ha agradecido que estos espacios de coordinación hayan servido para recibir las aportaciones de la sociedad civil con el fin de alcanzar las mejores soluciones para los problemas que se han ido produciendo en cada momento.

A %d blogueros les gusta esto: