Inicio Andalucía La Policía Nacional culmina la “Operación Centaurus” contra el contrabando de tabaco con cinco detenidos en Jaén.

La Policía Nacional culmina la “Operación Centaurus” contra el contrabando de tabaco con cinco detenidos en Jaén.

0

Operación Centaurus
Una imagen de esta operación. Foto: Policía Nacional.
La Policía Nacional ha culminado en Jaén la “Operación Centaurus” contra el contrabando de tabaco con cinco detenidos y la desarticulación de un grupo criminal perfectamente estructurado con ramificaciones internacionales. Las informaciones anónimas recibidas por los agentes, manifestaban que una vivienda podría estar siendo utilizada para una plantación y elaboración de marihuana. En las primeras vigilancias, los investigadores descubrieron que, en lugar de marihuana, los arrestados, presuntamente producían, elaboraban y distribuían tabaco de manera ilícita. En el registro practicado los agentes decomisaron siete cajas de tabaco en láminas para ser picado con un peso de 200 kilogramos cada una, 98 bolsas de picadura de tabaco de un kilo de peso lista para su venta, 629 cajetillas de tabaco ilegales, dos máquinas de picar tabaco y dos balanzas de precisión. La valoración realizada por Logista, asciende a 275.475 euros.

Las pesquisas comenzaron hace tres meses cuando los investigadores tuvieron conocimiento, gracias a informaciones anónimas, sobre la posible existencia de una vivienda en Jaén donde se podría estar plantando y elaborando plantas de marihuana. Por ello y con el fin de comprobar tales manifestaciones, en un primer momento los investigadores establecieron diferentes vigilancias, comprobando que no se trataba de una plantación de la mencionada planta, sino que en la vivienda se estaba realizando labores de producción, elaboración y distribución de tabaco de manera ilícita.

Vivienda deshabitada que se utilizaba como “fábrica”.

Los investigadores verificaron que días atrás, antes de comenzar las investigaciones, a la vivienda llegaron varios vehículos de trasportes que habían descargado diferentes maquinarias en el garaje de la residencia, concretamente en el sótano, desconociendo la utilidad que podrían tener las mismas. Días más tarde se comenzó a escuchar el ruido de las máquinas mientras un fuerte olor extraño se expandía sobre la zona.

Durante las continuas vigilancias establecidas, los agentes observaron la presencia de varios vehículos y de cómo al paso de las horas, dos jóvenes abandonaban la vivienda cesando de inmediato el ruido de las máquinas. Estos mismos jóvenes, entraban y salían del domicilio a distintas horas del día, subiendo a los vehículos con grandes bolsas oscuras, cesando su actividad durante las horas nocturnas. Durante tres meses, los investigadores se cercioraron de que en la vivienda, los arrestados, presuntamente estaban utilizando el garaje como una verdadera “´fábrica” para elaborar tabaco.

Grupo criminal perfectamente estructurado con ramificaciones internacionales.

Dadas las numerosas vigilancias y seguimientos realizados, los investigadores determinaron que se encontraban ante un grupo criminal perfectamente estructurado con división de tareas distribuidas entre los cinco arrestados.

El número uno; se trataba de un ciudadano de origen oriental, propietario de la vivienda y afincado en la localidad cordobesa de Lucena y que nunca aparecía por el domicilio. Supuestamente era el cabecilla del grupo y el que aportaba el dinero suficiente para la consecución de las planchas de tabaco, financiando de esta manera la actividad ilegal.

El número dos; hombre de confianza del cabecilla. Su función era la de contactar con diferentes personas para “ofrecer trabajo” al resto de los detenidos que se dedicaba a picar las planchas, elaborar y empaquetar el tabaco. Por este “trabajo”, percibían mil euros al mes. Este mismo, se dedicaba a la distribución del ilícito por diferentes sitios y localidades de la provincia.

El jefe de la organización, presuntamente hacía llegar las cajas que contenían las planchas de tabaco que venían desde Bulgaria hasta una empresa de trasportes de la localidad de Guarroman, donde eran recogidas por los detenidos exhibiendo documentación falsa al volante de furgonetas alquiladas con el fin de no levantar sospechas entra la vecindad, siendo entregadas en el garaje de la vivienda; concretamente veinte cajas de 200 kilogramos de peso.

Valoración inicial de 275.745 euros.

Realizado el registro judicial, los agentes se encontraron con grandes cajas que contenían en su interior planchas de tabaco, concretamente siete de 200 kilos de peso, así como 98 bolsas de un kilo de picadura de tabaco, 629 cajetillas de tabaco ilegales, dos máquinas industriales para picar tabaco y dos balanzas de precisión, llamando la atención de los investigadores, las condiciones de insalubridad en las que se almacenaba y elaboraba el tabaco. En dicho registro, los agentes policiales tuvieron la colaboración de personal de Logista quienes se hicieron cargo del tabaco intervenido, así como una valoración aproximada que ascendía a 275.745 euros, sin contabilizar las altas pérdidas que sufre el Estado por los impuestos que se dejan de percibir.

El fin último del supuesto contrabando era la de colocar en el mercado, picadura de tabaco en bolsas de un kilo y la elaboración, distribución y venta de cigarrillos empaquetados con la denominación “NUMBER ONE”.

Los cinco arrestado fueron puestos a disposición de la autoridad judicial que decretó su puesta en libertad. Se continúan las investigaciones tendentes a comprobar las posibles vinculaciones de este grupo delictivo asentado en Jaén con otros lugares de la geografía española e incluso internacionales.

A %d blogueros les gusta esto: