Inicio Andújar Fallece en Andújar Demetrio Del Val, una leyenda para la historia del motor.

Fallece en Andújar Demetrio Del Val, una leyenda para la historia del motor.

0

Carlos y Demetrio del Val en un coche Bugatti.
Carlos y Demetrio del Val en un coche Bugatti.
En la madrugada de de hoy, sobre las 3.00 horas, ha fallecido en Andújar Demetrio del Val Payer, una leyenda para la historia del mundo del motor, Campeón de España de Sidecar en 1956 y 1957, amante y coleccionista de coches históricos, que cuidaba con esmero y conocía como la palma de su mano. Demetrio del Val Payer nació en Madrid el 6 de enero de 1931 y llegó a Andújar en los años 60, ciudad en la que ha dejado una huella imborrable y a la que ha trasmitido su pasión por el motor. El ya tradicional Encuentro de Vehículos Históricos Ciudad de Andújar, que se celebra cada mes de marzo, y la asociación local que mantiene viva la pasión por los cohes de época en el municipio don dos ejemplos de su legado.

Demetrio Del Val fue distinguido, al igual que su hermano Carlos, con la Medalla de Honor de la ciudad de Andújar, en su categoría de Medalla de Oro, mediante acuerdo del Pleno de la Corporación del 8 febrero del 1995. La medalla le fue impuesta en un acto solemne el día 28 del mismo mes. El alcalde de Andújar, Jesús Estrella, ha mandado esta mañana a la familia una corona floral, en nombre de la Corporación Municipal. La bandera de Andújar ondeará durante toda la jornada se hoy a media asta, en señal de duelo.

Aunque se formó en Barcelona como oficial de Marina, Demetro del Val se consagró desde pequeño al mundo del motor en el que destacó especialmente por sus innovaciones y títulos en sidecar, sus récords al recorrer Latinoamérica o EEUU en cohes de época, y su introducción de los karts en España. Formando equipo con su hermano Carlos, Demetrio debutó con honores en el Campeonato de España de Motocicleta con Sidecar, haciéndose con el título en 1956 y 1957.

En 1957, tuvo la idea de impulsar una carrera solidaria en Madrid para recoger fondos para los afectados por la inundación de Valencia, un proyecto en el que puso todas sus energías, pero que supuso un triste episodio para él. Y es que el día de su celebración decidió abandonar su carrera en el motociclismo, tras desavenencias con la Federación y el Real Moto Club de España, que ni siquiera mencionaron que la idea había partido de él y barajaron arrebatarle los títulos cuando mostró su disconformidad, aunque finalmente se decantaron por una sanción.

A partir de ahí, Carlos del Val cambió la plataforma del sidecar por el asiento de la moto, relevando a su hermano, y Demetrio del Val se volcó en su afición a los coches antiguos. En 1956 ya había cubierto la ruta Madrid-Lyon con un Renault “Tonneau” monocilíndrico de 1902. Y en 1958 se fue a Bilbao en un Hispano de 1906 y, con Gregorio Prendes de compañero, embarcó con destino a Buenos Aires y estableció el récord mundial de distancia para un coche tan antiguo, al atravesar Argentina, Bolivia, Perú Ecuador, Colombia y Venezuela. Tenía previsto continuar hasta Cuba, pero la llegada de Fidel Castro al poder truncó su proyecto.

En 1959, embarcó con un Fiat 1906, en compañía de Rafael Esteban rumbo a EEUU., para recorrer 40 estados en dos meses, con salida y llegada en Nueva York. A raíz de esa hazaña, le nombraron “Honorary Cityzen” y se quedó una temporada que le permitió descubrir y practicar el karting.

Al volver en 1960, fabricó karts (los Karval), introdujo ese deporte en España y durante unos tres años tanto él como Carlos lograron innumerables victorias en este campo.

Tras ese breve paréntesis trasladó su residencia a Andújar, y volvió a centrarse en los automóviles antiguos, fundando el Veteran Car Club de España. En 1970, Demetrio del Val se volcó en su otra gran pasión, navegar. Incapaz de ser uno más, se compró en Inglaterra una embarcación de 17 metros de eslora y 20 de mástil, y con la sola compañía de su primera esposa, Betty, atravesó Francia por canales de insuficiente calado teórico, llegó a Ibiza, pasó por el estrecho de Gibraltar, cruzó el Atlántico y realizó “la ruta del ron”.

A %d blogueros les gusta esto: