www.andujardigital.es

Salud defiende el trabajo que realizan diariamente los profesionales de las Urgencias y lanza un mensaje de tranquilidad a la población.

Escrito por Redacción Andújar el 25 enero 2018

Marina Álvarez Benito, consejera de Salud. Foto: Junta de Andalucía.

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha defendido hoy en Comisión parlamentaria el trabajo que realizan diariamente los más de 6.000 profesionales que trabajan en las Urgencias de la sanidad pública andaluza y ha lanzado un mensaje de tranquilidad a la población, asegurando que los 365 días al año y durante 24 horas se garantiza la asistencia sanitaria con la adecuada calidad y seguridad. Son más de 11,2 millones al año las que se registran en estos servicios, lo que representa que 30.700 pacientes dependan cada día de la “actuación, valoración y criterio” de estos equipos, según la titular de Salud, quien ha recordado que en 9 de cada 10 casos se resuelven sin necesidad de un ingreso hospitalario.

Álvarez ha insistido en que un caso “excepcional y desgraciado” como el ocurrido en el Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda, y por el que ha comparecido en sede parlamentaria, no se debe ni a falta de profesionales, ni a caos, ni a falta de planificación y que en estos momentos se están revisando los protocolos existentes y hay una investigación abierta para evitar sucesos como el ocurrido.

La consejera ha trasladado públicamente sus condolencias a la familia de la mujer fallecida, a la vez que ha pedido disculpas y lamentado nuevamente lo ocurrido. Asimismo, ha señalado que la Administración sanitaria actuará desde el máximo rigor, la máxima transparencia y asumiendo las responsabilidades que pueda haber. Es por ello, que ha reprochado la “irresponsabilidad” de determinados partidos políticos que utilizan casos como éste para hacer “campaña política y atacar a un Gobierno, cuando lo que están haciendo es atacar y hacer daño al sistema sanitario público y a los profesionales que trabajan en las Urgencias y que desarrollan una extraordinaria labor cada día, pero muchas veces desconocida”.

La consejera ha recordado que fue el propio hospital el que dio parte al Juzgado de Guardia del incidente producido, dando lugar a una investigación judicial que, a día de hoy, permanece abierta. Paralelamente, se abrieron las investigaciones internas oportunas, tanto en el propio centro sanitario como en la residencia de Quesada en la que residía esta paciente. Para Álvarez, debe tenerse la “máxima cautela y prudencia” y no debe hablarse prematuramente de responsabilidades o de fallos.

Revisión de protocolos.

“Desde la Administración estamos colaborando en todo lo necesario con la Policía y la Justicia, ya que somos los primeros interesados en conocer exactamente qué ocurrió y por qué, y que eso nos permita poner en marcha medidas que mejoren nuestra asistencia y que eviten nuevos sucesos de este tipo”, ha añadido. “Si hay que realizar algún cambio organizativo en el centro, por supuesto se llevará a cabo”, ha insistido, al mismo tiempo que ha detallado que se está trabajando con el Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias para que sean los profesionales los que reevalúen determinados circuitos y procedimientos y propongan las medidas que puedan mejorar la seguridad de todas las actuaciones. “Nuestro objetivo es siempre el error 0”, ha enfatizado.

La consejera ha avanzado que se han puesto sobre la mesa en un análisis preliminar del caso la necesidad de medidas que permitan una identificación segura de los pacientes, especialmente los más vulnerables, estén o no acompañados. En esta línea, es importante reforzar los protocolos existentes para estos pacientes más frágiles y hacerlo de forma conjunta con Servicios Sociales. También se ha planteado la necesidad de reforzar la vigilancia que tienen los pacientes durante su estancia en los servicios de Urgencias y la del control de las altas que se dan, sobre todo de aquellas que se producen cuando se entiende que el paciente se ha marchado de forma voluntaria.

En la descripción del caso desde el punto de vista asistencial, la titular de Salud ha puntualizado que, de acuerdo al cuadro clínico que presentaba la paciente a su llegada a Urgencias, cuando es vista por el personal de enfermería en la consulta de clasificación, se determina que no precisa una atención inmediata y es trasladada, junto a la trabajadora de la residencia que la acompaña, a la sala de espera de camillas hasta que pueda ser vista por el equipo médico.

El equipo responsable de dicha consulta llama a esta paciente por megafonía pero no acude. Posteriormente, se hacen nuevas llamadas por megafonía y continúa sin acudir a consulta por lo que, tras consultar su historia, se inicia una búsqueda activa y el personal de Urgencias intenta localizarla sin conseguirlo. El personal de enfermería no tiene constancia en ningún momento, ni así se refleja en la historia, que la paciente se quedara sin acompañante. De ahí que no se activaran los protocolos específicos para esta circunstancia y que en el mes de noviembre se habían actualizado.

Toda esta información se ha trasladado públicamente y de manera transparente tanto por la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de Jaén, Teresa Vega, como por el director gerente del Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda, Antonio Resola, tal cual ha recordado la máxima responsable de la sanidad pública andaluza, quien también ha respondido sobre lo ocurrido en diferentes actos públicos.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: