Campiña Digital

www.andujardigital.es

El SAS refuerza sus plantillas con 300 profesionales en hospitales para mejorar las listas de espera.

Posted by Redacción Andújar en 23 octubre 2017


Una operación quirúrgica en un hospital andaluz. Foto: Junta de Andalucía.

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha anunciado en la Comisión de Salud del Parlamento que se han autorizado ya cerca de 300 contrataciones para mejorar los tiempos de respuesta asistencial en diferentes hospitales del sistema sanitario público andaluz, “con un coste superior a los dos millones de euros sólo en este último trimestre”. Este incremento en el número de profesionales se distribuye entre personal facultativo, personal de enfermería y diferentes categorías de personal no sanitario y entre especialidades médicas (principalmente Anestesia, Traumatología, Oftalmología y Radiología), enfermería y personal no sanitario (celadores, administrativos).

Con este refuerzo de las plantillas en los centros que cuentan con más días demora y mayor número de pacientes en lista de espera, se está aumentando el número de sesiones quirúrgicas, agendas de consultas externas y de pruebas diagnósticas, especialmente TAC y RNM, para además de reducir las demoras, aumentar la actividad propia. La actividad se está programando, en muchos casos, en jornadas de tarde y en fines de semana, sobre todo en pruebas diagnósticas de alta demanda (TAC y RNM).

“Aunque aún es pronto para evaluar los resultados, ya comienzan a verse en algunos casos, como en los hospitales de Huelva, donde se ha reducido un 10% los pacientes en lista de espera quirúrgica, un 30% los de consultas externas y un porcentaje similar los que estaban pendientes de pruebas diagnósticas”, ha avanzado la titular de Salud.

Ésta es una de las acciones derivadas del documento integrador de propuestas y recomendaciones de la Comisión de Listas de Espera, creada a instancias del Parlamento andaluz. De igual modo, se contemplaba la elaboración de planes individualizados por centros para la mejora de la gestión de la actividad asistencial. Esta planificación, según ha afirmado la consejera, “se encuentra ya muy avanzada” y se están abordando “aspectos que puedan mejorar la accesibilidad y tiempos de respuesta”.

“Se trata de una batería de acciones diseñadas a medida, según las necesidades de cada hospital, para reducir las demoras evitables”, ha señalado la titular de Salud, quien ha apuntado que cada centro ha establecido sus medidas concretas en función de sus necesidades, y adecuando las agendas y sesiones quirúrgicas, teniendo en cuenta el aumento de indicaciones en especialidades con mayor demanda como cirugía general, traumatología y oftalmología. Y todo ello desde el trabajo colaborativo entre los profesionales: gestores y clínicos. También se han diseñado estrategias de colaboración provincial, para atender la demanda de aquellas áreas con especial dificultad de cobertura.

Principales conclusiones y recomendaciones.

Marina Álvarez, que ha comparecido a petición propia para presentar los resultados del análisis realizado por el grupo de profesionales que integra la Comisión de Listas de Espera, tal cual se había comprometido, ha querido agradecer expresamente el trabajo realizado por todas y cada una de las personas que han participado en esta comisión, así como las aportaciones que han realizado las distintas organizaciones, a través de los miembros que han designado.

En el órgano han trabajado un total 36 profesionales de diferentes perfiles, 14 de especialidades médicas y 14 quirúrgicas, junto a enfermería y documentación clínica. Su naturaleza abierta ha permitido la incorporación progresiva de nuevos miembros, personas expertas en las áreas y temáticas que la comisión iba abordando. Asimismo, se incorporó la visión de las sociedades científicas y colegios profesionales, a través de miembros designados por 12 sociedades y asociaciones científicas y los consejos andaluces de colegios de Médicos y de Enfermería.

Una de las primeras conclusiones de la comisión es la buena situación relativa de Andalucía en relación con el resto de comunidades autónomas, según los registros oficiales. No obstante, ha dicho la consejera, “siempre estamos dispuestos a mejorar la situación y con las recomendaciones aportadas, con toda seguridad, se mejorará la situación de los tiempos de respuesta en la sanidad pública andaluza, garantizando al mismo tiempo la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes, lo que redundará en una mayor satisfacción de la población y de los profesionales”.

De igual modo, sobre los decretos de garantía, la comisión propone actualizar esta normativa autonómica, estableciendo el proceso clínico como elemento determinante, y no los procedimientos (diagnósticos o terapéuticos), como ocurre en la actualidad. Andalucía fue la primera comunidad autónoma en dar rango normativo a las garantías de tiempos máximos de respuesta asistencial, en 2001, y 16 años después es la comunidad más garantista en esta materia, con más de 700 procedimientos quirúrgicos regulados. Tras aquel primer avance, se ha ido ampliando esta garantía a las consultas externas y pruebas diagnósticas, se han reducido los tiempos máximos en procesos quirúrgicos frecuentes, así como en procesos quirúrgicos cardíacos y, más recientemente, se ha ampliado la garantía a procesos de reconstrucción mamaria postmastectomía.

Siguiendo las recomendaciones de esta comisión profesional, “queremos dar un paso más”, ha afirmado Álvarez, ya que se está revisando la relación de procedimientos y patologías que disponen de un plazo de garantía, según la evidencia científica y las nuevas técnicas que existen ya para su abordaje; y también los tiempos de respuesta establecidos, para incorporar los estándares y las recomendaciones de las sociedades científicas que se consideren oportunas en estos procesos. De este modo, se propone la constitución de comités multidisciplinares para patologías y procesos complejos específicos (cirugías del Raquis, bariátrica u oncológica, entre otras) y el fomento de la cultura de Benchmarking, comparándose con los mejores.

Asimismo, se revisarán los tiempos de respuesta para consultas externas y pruebas diagnósticas, diferenciando los cribados poblacionales, del diagnóstico de patología, de la entrega de resultados y de los controles de seguimiento y estableciendo diferentes tipos de consulta. En este ámbito, la Comisión propone incluir el término de ‘prioridad’ como elemento para disminuir el tiempo de respuesta que el propio Decreto establece. Para ello, se sugiere tener en cuenta los aspectos individuales, laborales y/o socio-familiares del paciente, una propuesta que “nos parece muy interesante”, según la consejera. Igualmente, se recomienda que estos parámetros se incluyan en los Sistemas Informáticos de Alerta para facilitar el seguimiento y cumplimiento de estándares.

En esta línea, la Comisión hace una propuesta también muy innovadora, ha subrayado Marina Álvarez. Se trata de establecer un plazo de respuesta máximo para todo paciente con inscripción en el Registro de Demanda Quirúrgica (RDQ) o de pruebas diagnóstica y terapéuticas, con independencia de que dicho procedimiento esté o no incluido en el Decreto de Garantía. Es decir, garantizar a cada persona un tiempo definido de espera, lo que reduce la incertidumbre y permite una mejor organización personal en relación con los procesos de cada paciente.

La Comisión también propone elaborar un Registro Centralizado de Indicaciones para todos los procedimientos quirúrgicos, diagnósticos y terapéuticos, conectado con la historia de salud digital del paciente y así se pueda facilitar la incorporación de los procedimientos y garantizar la calidad, la seguridad y la equidad. A la vez, recomienda implantar un sistema de avisos que permita realizar la confirmación previa de asistencia a citas programadas a través de la red, con el objetivo de disminuir el absentismo y que permita alertar ante posible duplicidad de pruebas en un plazo determinado.

Otras propuestas de mejora están basadas en la formación de profesionales sobre el manejo de las aplicaciones y recursos relacionados, así como la elaboración de un documento de consenso para la codificación de procedimientos por especialidad, en colaboración con los profesionales que trabajan en documentación, que facilite su identificación por los profesionales y garantice la calidad de la información. En esta línea, las propuestas incluyen la informatización de todos los procedimientos, no solo los quirúrgicos, sino también los diagnósticos y terapéuticos y la elaboración de Cuadros de mandos homogéneos, con indicadores relacionados con la calidad asistencial, la seguridad y la producción, que permitan establecer comparaciones por grupos de hospital, poblaciones y niveles de asistencia.

Otra propuesta que la consejera califica de constructiva es la creación de un Gestor Único de Citas o procedimientos para un mismo usuario, rentabilizando desplazamientos y disminuyendo el absentismo; evitando duplicidades o asignación de citas durante periodos de hospitalización, por ejemplo. O citas en la misma semana, dos o tres citas, para pacientes con dificultades para desplazamiento.

Sorry, the comment form is closed at this time.