Inicio Andalucía Impulso a la investigación a través del Centro de Referencia de la Calidad del Aceite de Oliva.

Impulso a la investigación a través del Centro de Referencia de la Calidad del Aceite de Oliva.

0
Impulso a la investigación a través del Centro de Referencia de la Calidad del Aceite de Oliva.
Un momento de la firma del acuerdo entre la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, y el presidente de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, Rafael Sánchez de Puerta. Foto: Junta de Andalucía.

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, y el presidente de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, Rafael Sánchez de Puerta, han firmado en Madrid el convenio para la creación del Centro de Referencia de la Calidad del Aceite de Oliva, que se espera que dé un importante impulso a la investigación en este ámbito. Como ha apuntado Crespo, esta rúbrica sirve para «sellar la unión y acrecentar la colaboración que mantenemos desde hace años» estas dos entidades en favor del sector olivarero.

Las instalaciones se ubicarán en el parque científico y tecnológico ‘Geolit’ de Mengíbar, por lo que su puesta en marcha contribuirá a consolidar la provincia de Jaén como epicentro internacional del sector del aceite de oliva. Además, este centro supondrá un acicate para la protección y mejora de la calidad del aceite de oliva y las aceitunas; prestará apoyo a las inspecciones que realiza el Gobierno andaluz para controlar la calidad comercial de los aceites; e incidirá en la lucha contra el fraude en el sector oleícola. La inversión que moviliza la Consejería de Agricultura para esta iniciativa asciende a 7,3 millones de euros.

Durante su intervención, Carmen Crespo ha comentado que Andalucía es actualmente «una referencia mundial en aceite de oliva» pero debe seguir apostando por «explorar nuevas vías para seguir manteniendo ese liderazgo e impulsar la comercialización y tecnificación del sector olivarero». Precisamente, el nuevo centro será de ayuda para avanzar en estos ámbitos y, como ha apuntado la consejera, también permitirá que «la calidad de nuestros aceites esté avalada por un laboratorio de referencia».

Para Crespo, es importante tener claro que «tenemos que remar todos en la misma dirección» en un año caracterizado por «un aforo muy bajo» y con «dificultades por los altos costes de producción»; y ha recordado que, como informaba el propio presidente Juanma Moreno, la Junta está trabajando en el inicio de la primera Estrategia Andaluza para el Sector Olivarero 2023-2027, «que permita diseñar el olivar y el aceite de oliva para el futuro». «Esto lo vamos a hacer de la mano del sector, en colaboración público-privada, para decidir entre todos hacia dónde vamos», ha recalcado la consejera, apuntando que el Gobierno andaluz apuesta por «ahondar en el sector ecológico y en la economía circular», así como en el trabajo conjunto de los pequeños agricultores, entre otros ámbitos, para impulsar la competitividad del olivar de Andalucía.

Entre otras personas, también han asistido a la firma el gerente de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, Iñaki Benito; el delegado de la Junta de Andalucía en Madrid, Vicente Azpitarte; la directora general de Industrias, Innovación y Cadena Agroalimentaria, Cristina de Toro; el director gerente de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (Agapa), José Carlos Álvarez; y el secretario general de esta última entidad, Daniel Quesada.

Sector olivarero andaluz.

Andalucía es la principal productora mundial en el ámbito olivarero y sus más de 1,5 millones de hectáreas de olivos representan el 61% del total español. Las aceitunas del 95% de estos árboles se destinan a molturación para obtener aceite. En cuanto al valor de producción, el olivar andaluz supera los 2.800 millones de euros. Destaca especialmente la provincia de Jaén, que concentra cerca del 50% de la producción andaluza de aceite de oliva y casi el 40% de las explotaciones olivareras de la región.

El olivar es una fuente de riqueza y puestos de trabajo para Andalucía al generar más de 23,5 millones de jornales que suponen el 40% del empleo agrario de la comunidad autónoma. Además, este cultivo contribuye a fijar la población al territorio rural y a mejorar la calidad paisajística, al tiempo que cumple una importante función ambiental y de lucha contra el cambio climático al ser sumidero de CO2.

A %d blogueros les gusta esto: