Inicio Andalucía El Hospital Alto Guadalquivir realiza más de 450 colonoscopias dentro del programa andaluz de cribado de cáncer colorrectal.

El Hospital Alto Guadalquivir realiza más de 450 colonoscopias dentro del programa andaluz de cribado de cáncer colorrectal.

0
El Hospital Alto Guadalquivir realiza más de 450 colonoscopias dentro del programa andaluz de cribado de cáncer colorrectal.
Imagen de una colonoscopia. Foto: Junta de Andalucía.

El Hospital Alto Guadalquivir ha realizado más de 450 pruebas diagnósticas, denominadas colonoscopias, llevadas a cabo gracias al programa de cribado poblacional para detectar de forma precoz el cáncer de colon. Este programa de la Consejería de Salud y Consumo, que se implantó en el centro hospitalario andujareño en 2019, va dirigido a toda la población diana con edades comprendidas entre 50 y 69 años residentes en Andalucía y tiene como objetivo reducir la carga de enfermedad en la población andaluza, en términos de disminución de la incidencia y mortalidad, así como mejorar la calidad de vida en los casos detectados.

De los resultados extraídos, un 3% de las personas que dieron positivo en el Test de Sangre Oculta en Heces (TSOC) presentaron tras la colonoscopia un carcinoma invasor. Del resto, un 24% de los pacientes tenían lesiones de bajo riesgo, un 28% de riesgo medio y un 8% de riesgo alto. En cuanto al porcentaje de aceptación de la prueba, se ha registrado que en la comarca de Andújar está por encima de la media andaluza, siendo la primera un 49,9% y la segunda un 34,9%.

Según indica el especialista en Aparato Digestivo, Dr. Juan Jesús Puente, “es cáncer colorrectal uno de los cánceres más frecuentes en los países desarrollados, con una incidencia en aumento en las últimas décadas. En Europa es el segundo cáncer de mayor incidencia poblacional, al igual que en Andalucía. Lo importante a destacar y de lo que debe ser consciente la ciudadanía es que este tipo de cáncer es un tumor que se puede curar en el 90% de los casos si se detecta en estadios precoces o en forma de lesiones premalignas. De hecho, la detección precoz disminuye la mortalidad entre un 30% y un 35%, lo que equivaldría en España a salvar unas 4.000 vidas cada año. Ello supone un importantísimo beneficio para las personas a las que se les ha evitado el desarrollo de un cáncer colorrectalDe ahí que sea fundamental que cualquier persona de entre 50 y 69 años que reciba la carta de la Consejería de Salud y Consumo proponiéndole participar en el programa de cribado de cáncer colorrectal, no lo dude y la acepte, porque puede salvarle la vida”.

El proceso que debe seguir la persona que reciba dicha carta es escribir sus datos en ella y depositarla en un buzón, cuyo envío no tiene coste. Pasados unos días, recibirá un kit (el TSOC) en dicha dirección para tomarse la muestra de heces de forma limpia y sencilla, junto a un vale para el análisis. Éste ha de llevarlo una vez hecha la prueba a su centro de salud y esperar a que le comuniquen el resultado. Se trata, por tanto, de una prueba no invasiva, sencilla, rápida e indolora que lo que trata es de determinar la presencia de sangre no visible en las heces con el objetivo de detectar a tiempo pólipos o lesiones en el colon que podrían derivar en un tumormaligno.

En caso de ser positivo en el análisis del Laboratorio habrá que realizar otra prueba -una colonoscopia- para revisar el colon, ya que el haber detectado sangre en las heces es señal de que algo anormal puede estar ocurriendo en el funcionamiento de este órgano digestivo. Una vez le realicen esta otra prueba, en el caso de que se detecte algún pólipo, se extirpará sobre la marcha, evitando así problemas posteriores. En el caso de detectar un tumor, se estudiará su envergadura para determinar el tratamiento, siendo muy positivo si se descubre en un estadío temprano para evitar que evolucione sin control.

Prevención.

En el cáncer de colon y recto están implicados factores de riesgo genéticos y ambientales, siendo más importantes los relacionados con los estilos de vida. Solo del 5 al 10% de los casos pueden considerarse hereditarios, y un 20% de tipo familiar, mientras que el 70% son esporádicos.

Estudios recientes destacan la importancia de mejorar los estilos de vida para disminuir el riesgo de cáncer de colon y recto. Entre los factores de riesgo relacionados con los estilos de vida figuran el sobrepeso y la obesidad; el consumo de alcohol, tabaco, carnes rojas y procesadas y la diabetes. Frente a ello, existen factores protectores frente a esta enfermedad como la práctica de actividad física moderada y una dieta baja en grasa y rica en verduras, frutas y fibra.

Las personas con más riesgo de padecerlo son las de más de 50 años, aumentando progresivamente a partir de esta edad. Los familiares cercanos de una persona que haya tenido un cáncer de colon tienen también más probabilidad de desarrollar este tipo de cáncer, incluso a edades más tempranas. Este riesgo es mayor en la medida en que hay más familiares que hayan tenido este tumor, cuanto más directo sea el parentesco y cuanto más joven sea el pariente que desarrolló el cáncer.

Cribado familiar en el hospital.

De forma previa a la implantación del programa de cribado de cáncer de colon de la Consejería de Salud y Consumo, el Hospital Alto Guadalquivir venía trabajando en un protocolo de prevención y detección precoz de cáncer de colon en familiares menores de 75 años con un mayor riesgo de desarrollar este tumor al haberlo sufrido sus padres, hermanos e hijos.

Para ello, se creó un circuito específico, que se le denominó Consulta de Cribado Familiar y que está integrada por un facultativo y una enfermera. En 2019, esta Unidad fue distinguida con la Bandera de Andalucía de la provincia. Hasta el momento se han estudiado a más de 700 familias y se han realizado dentro de este programa de prevención más de 1.500 colonoscopias.

A %d blogueros les gusta esto: