Inicio Andalucía Brilla el arte flamenco en Villanueva de la Reina.

Brilla el arte flamenco en Villanueva de la Reina.

0
Brilla el arte flamenco en Villanueva de la Reina.
Un momento de este festival flamenco. Foto: M.R. Arévalo.

La XXXIV edición del festival flamenco organizado por la peña “El olivo del cante”, en Villanueva de la Reina, será recordado por la calidad de los artistas que se subieron al escenario, además del merecido homenaje, con el que se inició la velada, a Paco Orta Rodríguez, fallecido el pasado mes de enero y que tan excelentes relaciones dejó en la peña flamenca villanovera. Desde Huelva y Córdoba llegaron familiares del homenajeado para apoyar el acto.

La primera alegría la ofreció el cantaor Rubito hijo que, acompañado a la guitarra de Antonio Cáceres, deleitó a los presentes con unas malagueñas, tientos, tangos, seguiriyas y fandandos de varios estilos.

El siguiente en subir al escenario fue el joven Manuel de la Tomasa, que también le acompañó Antonio Cáceres. Con un sello muy personal dejó alegrías, soleá, seguiriyas y unos tangos llenos de matices que levantaron al público. El gaditano Manuel Gregorio Fernández, conocido como Manuel de la Tomasa, no necesita de su apellido para demostrar las cualidades que posee y en el recinto ferial de Villanueva de la Reina, junto al río Guadalquivir, demostró su calidad artística.

En el ecuador de la noche salía a escena el Pele, acompañado de un elenco de músicos y palmeros que dejó patente su personalidad en todos las composiciones que interpreta, por eso las soleas, las tarantas, las alegrías o temas libres suenan de otra manera en la garganta de este maestro del cante, aunque con el repertorio nos recuerde al gran Valderrama, a Lola y Manuel o a Bambino. Manuel Silveria, con la maestría de su guitarra,acompañó al Pele a la apoteosis de una actuación que el público agradeció con una amplísima ovación.

El festival lo cerró la cantaora Lidia Pérez, natural de Villanueva de la Reina, que cada día muestra una evolución más patente. Ofreció a sus paisanos unos tangos, alegrías y fandangos. Le acompañaron Fran Ramírez y Eduardo Mendoza, a la guitarra, Chema Suarez a la percusión y a las palmas Luismi Cruz y Mari Sierra Torres. La propia Mari Sierra, al final de la noche, bailaba la guajira con la que Lidia remataba la faena, proporcionando un atractivo extra a su actuación.

La directiva de la peña flamenca “El olivo del cante” se mostró muy satisfecha de la gran entrada de público que ha vuelto a una cita necesaria en la programación flamenca de la provincia. No hay que olvidar que son treinta y cuatro años los que se lleva organizando este evento, con un gran esfuerzo por parte de la propia peña “El olivo del cante” y con el apoyo incondicional del Ayuntamiento de Villanueva de la Reina.

Otro nuevo éxito de este grupo de personas que con su trabajo consigue atraer a propios y extraños aficionados al flamenco de distintos puntos de la geografía andaluza.

A %d blogueros les gusta esto: