Campiña Digital

www.andujardigital.es

La Junta ha destinado al sistema universitario 13.150 millones entre 2007 y 2015, un 3% más de lo previsto en el modelo.

Posted by Redacción Andújar en 11 diciembre 2016


El consejero de Economía, durante la comisión parlamentaria.

El consejero de Economía, durante la comisión parlamentaria. Foto: Junta de Andalucía.

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha manifestado que el Gobierno andaluz ha destinado al sistema universitario 13.150 millones de euros entre 2007 y 2015, un 3% más de lo previsto por el modelo.

Arellano, que ha comparecido en el Parlamento para hacer balance del modelo de financiación universitaria vigente, ha subrayado que el objetivo de la Junta era incrementar la financiación durante el período de vigencia hasta alcanzar el 1,05% del PIB en 2011, “algo que según los datos se ha conseguido”. En este sentido, ha explicado, “por años, entre 2008 y 2014 el presupuesto de la Junta ha cumplido por encima del modelo hasta en un 9% en 2009; no ha sido así en 2007, 2015 y 2016, si bien el balance al cierre del programa muestra un saldo positivo”.

En relación a las obligaciones reconocidas y considerando el mismo periodo, 2007-2015, la ejecución presupuestaria por parte de la Junta de Andalucía ha sumado casi 12.200 millones, lo que supone un nivel de cumplimiento del modelo superior al 95%.

Por años, existe un cumplimiento muy próximo o superior al 100% en todo el periodo, salvo en 2010, 2014 y 2015. “El motivo fundamental para la caída en la ejecución presupuestaria, que arroja un saldo negativo de 583 millones sobre lo previsto generado en los ejercicios 2014 y 2015 principalmente, son las justificaciones pendientes de validar en materia de I+D y que impiden que se reconozcan nuevas obligaciones de pago”, ha indicado el consejero de Economía y Conocimiento.

La programación del actual modelo de financiación se acordó para el período 2007- 2011, aunque se ha prorrogado hasta 2016 debido a la situación de crisis económica. Este modelo proponía que el montante global de la financiación alcanzara el 1,5% del PIB regional al final del período, correspondiendo a la Junta de Andalucía el 70% de esta cantidad y el 30% a las universidades.

Con el ejercicio 2016 aún pendiente de cerrar, Ramírez de Arellano ha manifestado que el objetivo global acordado del 1,5% no se ha cumplido, “aunque en el año 2011 se alcanzó la media nacional (1,3%) con un gasto que superó los 1.835 millones de euros, y en los ejercicios 2010, 2012 y 2014, nos quedamos a unas decimas”.

El incumplimiento de este indicador se debe, principalmente, a que las universidades públicas andaluzas tenían como objetivo obtener recursos públicos y privados iguales al 0,45% del PIB, entre los precios públicos y otras fuentes de financiación como patentes, contratos con empresas, convocatorias competitivas, etc. Sin embargo, las instituciones universitarias solo han conseguido un nivel de cumplimiento del 73,4%, casi 1.500 millones de euros menos de lo previsto en el modelo.

En este punto, el titular de Economía y Conocimiento ha querido subrayar que “en Andalucía, tanto el gobierno como las universidades renunciamos a aportar más fondos al sistema a costa de las familias, como ha ocurrido en otras comunidades, aquí los precios de matrícula continúan al mínimo”. Ello, sumado a la reducción de fondos del Plan Nacional de I+D, la contracción del gasto en investigación en las empresas, etc., ha impedido a las universidades captar los recursos suficientes previstos en el modelo.

Como balance global, las universidades públicas andaluzas han recibido hasta 2015 ingresos que rozan los 15.795,3 millones. En el reparto, en torno al 74% de los fondos proceden de la Junta de Andalucía y el 26% de financiación captada desde otras fuentes. “Así, el Gobierno andaluz ha sostenido el sistema universitario por encima de los valores acordados en el modelo de financiación”, ha subrayado el consejero durante su comparecencia parlamentaria.

Ramírez de Arellano también ha querido enfatizar las cifras del gasto acumulado en el período de referencia, que arrojan una cantidad superior a los 15.300 millones de euros, lo cual supone 495,2 millones de euros de superávit de remanentes no afectados, entre los que se encuentra la deuda de tesorería pendiente de cobro por parte de las universidades. “Nuestro interés está ahora en fijar las formas para que las universidades puedan hacer uso de ellos, pues la Ley de Estabilidad Presupuestaria impide a las administraciones públicas afectadas gastar más de lo que se ingresa”, ha añadido.

“En resumen, el modelo financiero que entró en vigor en 2007 ha funcionado razonablemente bien, siendo consciente de las tensiones de tesorería que han afectado a todas las administraciones. Es necesario seguir avanzando y adaptar el marco económico a las actuales circunstancias, en un sistema que ha madurado mucho y que tiene otras metas”, ha recalcado el consejero.

Sorry, the comment form is closed at this time.