Inicio Provincia El grupo educativo para la reinserción de menores infractoras con problemas de convivencia comienza su actividad en Jaén.

El grupo educativo para la reinserción de menores infractoras con problemas de convivencia comienza su actividad en Jaén.

0

La delegada del Gobierno, Ana Cobo, realizó una visita a este nuevo recurso.
La delegada del Gobierno, Ana Cobo, realizó una visita a este nuevo recurso.
La Junta de Andalucía, a través de la Delegación del Gobierno, ha puesto en funcionamiento desde el pasado día 1 de enero el grupo educativo para la reinserción de menores infractoras con problemas de convivencia en Jaén, denominado proyecto ADINFA (Adolescentes con intervención familiar). Gestionado por la asociación Imeris y con un total de ocho plazas, se unirá al grupo educativo masculino “Miguel Magone”, ya en marcha, del que se encarga la Fundación Proyecto Don Bosco.

La delegada del Gobierno, Ana Cobo, junto a la fiscal delegada de Menores, Pilar Sánchez, y las dos fiscales de Menores, María José López y Ana Isabel González, ha realizado este mediodía una visita a este nuevo recurso, que cuenta con la labor profesional de la directora, 7 educadoras y el equipo técnico, compuesto por una psicóloga y un trabador social, con los que ha mantenido un encuentro la delegada. “Este nuevo recurso permite la ejecución de medidas judiciales impuestas a menores infractoras, encaminadas a que aprendan, en un entorno diferente al que vivían, a convivir, compartir, asumir responsabilidades y hacer una vida normalizada”, ha subrayado Cobo, que ha remarcado la “eficacia” de esta medida en los casos de menores que maltratan a sus padres.

A través de este recurso de medio abierto, se cumple el dictamen judicial por el que el menor debe convivir con el grupo educativo y fuera de su ambiente familiar, proporcionándole un contexto de seguridad, protección y afecto que potencie su autonomía personal, funcional, social y laboral. En este sentido, el objetivo es proporcionarle un entorno socioeducativo en el que pueda desarrollar sus aptitudes y habilidades que faciliten su adaptación y reinserción a la sociedad.

La metodología se basa en una atención global, intensa e individualizada dentro de un contexto social estructurado y normalizado, buscando soluciones a las carencias o excesos que tanto desde el punto de vista psicológico como de su conducta los han llevado ante el juez.

Este recurso proporciona a los menores alojamiento, alimentación, vestuario y las atenciones sociales, psicopedagógicas y de aprendizaje necesarias para su desarrollo integral en un ambiente estructurado y en un contexto social normalizado. Andalucía es pionera en la especialización de los educadores que atienden a estos menores en este servicio y en el desarrollo también de estos grupos en zonas de convi-vencia normalizada para potenciar así la resocialización de los jóvenes.

Las viviendas en las que se desarrolla esta labor están ubicadas en núcleos de población con acceso a todos los recursos de la comunidad como centros educativos, sanitarios, laborales y de ocio.

A %d blogueros les gusta esto: