Inicio Andújar El Partido Regionalista por Andalucía Oriental (PRAO) se suma a la Plataforma «Jaén libre de fracking».

El Partido Regionalista por Andalucía Oriental (PRAO) se suma a la Plataforma «Jaén libre de fracking».

0

Logo PRAO de JaénDesde la agrupación jiennense del Partido Regionalista por Andalucía Oriental nos sumamos a la Plataforma «Jaén libre de fracking» y asistiremos a la marcha a pie entre las localidades de Torreperogil y Jaén entre los días 22 y 26 de agosto, convocada por esta plataforma para pedir a la Junta de Andalucía la derogación de los permisos Ulises II y Ulises III, que permiten la búsqueda de gas natural en suelo jiennense.

La fracturación hidráulica, más conocida como «fracking», es un técnica utilizada para extraer petróleo y gas natural del subsuelo, muy dañina con el medio ambiente. El proceso consiste en perforar un pozo de forma horizantal, que puede alcanzar los 3 kilómetros de profundidad, hasta llegar a la roca madre y allí provocar explosiones, para después introducir agua, arena y un cóctel de productos químicos muy nocivos entre los que se encuentran varios alérgenos y cancerígenos.

En consecuencia, los daños que se provocan al medio ambiente son múltiples: por un lado, los ríos y acuíferos corren un serio riesgo de contaminarse, por lo que el olivar y nuestro medio ambiente acabaría gravemente perjudicado; por otro lado, la fracturación hidráulica aumentaría el riesgo de terremotos en la provincia, ya de por sí muy alto, y podría dañar nuestro rico patrimonio arqueológico aún por descubrir. También debemos tener en cuenta el daño que se emiten numerosas particulas y gases a la atmósfera, provocando el aumento de la contaminación del aire, del calentamiento global y del efecto invernadero. Además, a partir del pozo vertical se ramificarían otros de forma horizontal; dado que no existe ninguna limitación al respecto, se podría extraer gas justamente debajo del casco urbano de los pueblos, con las peligrosas consecuencias que esto puede tener.

Esta problemática de la fracturación hidráulica en Jaén, no exenta de polémicas y secretismos, comenzó cuando el 10 de abril de 2012 la Junta de Andalucía firmaba los permisos «Ulises 2» y «Ulises 3″con la empresa Oil & Gas Capital. Esto se realizó con un gobierno andaluz en funciones y el Parlamento disuelto, impidiendo cualquier tipo de debate y aprovechando que el interés mediático estaba puesto en las recientes elecciones andaluzas del 25 de marzo.

La situación del «fracking» en España vino a agravarse a causa de la Ley para la garantía del suministro eléctrico del 29 de octubre de 2013, por la que se autoriza la fracturación hidráulica, que fue aprobada en el Senado con la oposición de formaciones como el PSOE, olvidando que un año antes la había autorizado a través de la Junta de Andalucía. Sin embargo, hay un factor determinante: pese a que la ley es del Gobierno central, la responsabilidad última de autorizar la fracturación hidráulica en su territorio es de las comunidades autónomas, por lo que es cada una de ellas quien decide si el «fracking» se realizará o no en su región.

Pese al supuesto ecologismo de Izquierda Unida y la férrea oposición al «fracking»que el PSOE realizó en el Senado, la Junta de Andalucía sigue demostrando su hipocresía al no deshacer los acuerdos firmados con Oil & Gas Capital, cuya actividad se encuentra todavía, afortunadamente, en fase de exploración. La posición del único diputado de IU por Jaén, Juan Serrano Jodar, es igual de farsante: lejos de preocuparse por la provincia a la que en teoría debe representar, es sumiso a sus dirigentes andaluces y no alza la voz contra este atentado al medio ambiente.

También debemos tener en cuenta la gran cantidad de municipios que corren peligro de sufrir la actividad de esta empresa: los permisos «Ulises 2» y «Ulises 3» se circunscriben a un total de 68.020 hectáres, en los municipios de Baeza, Úbeda, Jaén, Mancha Real, Bedmar y Garcíez, Villatorres, Begíjar, Torres, Jimena, Lupión, Torreblascopedro, Cazorla, Jódar, Peal de Becerro y Quesada.

Desde el Partido Regionalista exigimos a la Junta de Andalucía que anule los permisos «Ulises 2» y «Ulises 3», y de todos aquellos que estén en trámite, como los «Himilce 1», «Himilce 2» e «Himilce 3», teniendo en cuenta que la empresa sigue en fase de exploración. En el caso de que se comenzase la fase de explotación, sería imposible deshacer los permisos.

A juicio del PRAO, técnicas tan agresivas en lo ecológico y geológico como la extracción de gas natural mediante el procedimiento de fractura hidráulica deberían de estar expresamente prohibidas por el Gobierno español, y no amparadas por la ley, que una vez más, parece anteponer ciertos intereses económicos particulares al desarrollo sostenible de la región de Andalucía Oriental.

Desde el Partido Regionalista por Andalucía Oriental se insiste en que la política prioritaria en materia energética para nuestra región ha de ser necesariamente aquella que apueste por las energías renovables. En concreto, la provincia de Jaén tiene un gran potencial en energía hidráulica, eólica y solar que se está desaprovechando a costa de perjudicar al medio ambiente a través de la extracción de combustibles fósiles. Sin lugar a dudas, las renovables son el futuro del sector energético, pero, se están despilfarrando los recursos en una infructuosa búsqueda en el subsuelo de lo que nuestra región obtiene gratis en el cielo.

A %d blogueros les gusta esto: