www.andujardigital.es

La Universidad de Jaén señala 28 vestigios arquitectónicos de la Guerra Civil en la provincia de Jaén.

Escrito por Redacción Andújar el 29 enero 2011

Refugios antiaéreos, trincheras, cuevas, fortificaciones o nidos de ametralladora son algunos de los 28 vestigios arquitectónicos de la Guerra Civil que han sido inventariados por la Universidad de Jaén para su puesta en valor como lugares objeto de musealización. De hecho, el borrador del decreto para señalar los lugares de memoria histórica que ha elaborado la Consejería de Gobernación obligará a las Administraciones públicas a preservar estas identificaciones.

“El trabajo tiene una gran importancia desde el punto de vista patrimonial, histórico, didáctico e, incluso, turístico”, señala el profesor Santiago Jaén Milla, del Departamento de Didáctica de las Ciencias de la Universidad de Jaén, que es quien ha dirigido la investigación. El trabajo ha permitido recopilar toda la documentación textual, fotográfica, cartográfica y bibliográfica sobre las huellas materiales de la Guerra Civil en Jaén.

De este modo, en Alcalá la Real se han identificado dos tramos de fortificación excavada en la tierra (trinchera) y una cueva-refugio utilizada durante la guerra y con posterioridad por la guerrilla de Cencerro. También en la comarca de la Sierra Sur, en Alcaudete, se ha localizado lo que se denomina una casamata, un edificio camuflado que posee armas pesadas.

Pero es en la comarca de la Campiña y, sobre todo, los municipios más próximos a Córdoba donde mayor cantidad de vestigios se han inventariado. A resaltar el caso de Lopera, con un fortín antitanques, una casamata, un puesto de observación, dos reductos, un conjunto de cuevas-refugio, una trinchera y un campo de batalla donde se libró la batalla de Lopera en la Navidad de 1936. En Torredonjimeno se han recuperado dos trincheras; en Porcuna, un nido de ametralladoras y dos reductos (construcciones pensadas para albergar a una escuadra de combatientes); en Marmolejo y en Bailén, sendas trincheras; en Arjonilla, un refugio antiaéreo; en Andújar, un campo de batalla, y en Baños de la Encina, una trinchera y una cueva-refugio antibombardeos.

Fuente: El País. 

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: